Traductor - Translator

Parroquia “La Siempre Virgen María, Casa de San Juan Diego”. (Santuario Diocesano)

Parroquia “La Siempre Virgen María, Casa de San Juan Diego”. (Santuario Diocesano)

En los límites de Izcalli y Cuautitlán México se encuentra el patrimonio arqueológico de lo que fuera la casa de San Juan Diego, que vio por primera vez a la Virgen de Guadalupe en aquel cerrito del Tepeyac y quien recibiera de ella las señales para demostrar al entonces obispo Fray Juan de Zumárraga la existencia de la Madre de Jesús.

La ermita de San Juan Diego de Cuautitlán consta de una iglesia y un Museo Casa, recibe por lo menos cuatro mil fieles cada año. El sitio consiste en la casa de los dos videntes de la Virgen María y la ermita del siglo XVI, que se construyó en el lugar dónde fue la aparición de la misma Virgen de Guadalupe.

Dentro del museo se pueden apreciar diferentes piezas arqueológicas encontradas ahí mismo, así como un atrio que se levantó en lo que fuera la habitación de Juan Bernardino y dónde se llevó a cabo la quinta aparición de la Virgen.

Se encuentran aún los muros construidos en aquel tiempo, mismos que se encuentran protegidos por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

En este espacio subterráneo fueron encontradas más de 100 piezas arqueológicas  de la vida prehispánica.

“¡Oh, Padre Celestial! que concediste a Juan Diego ser el confidente de la Virgen de Guadalupe y asistir al nacimiento de la fe en nuestra Patria, te pedimos, por su intercesión, que socorras a los más necesitados.
Consuela a los enfermos de alma y cuerpo y concede que el Pueblo Mexicano, unido por la fuerza del amor a nuestra Dulce Madre del Tepeyac, haga de cada uno de sus hogares un templo vivo en donde adoremos a Jesucristo, nuestro Señor, que vive y reina contigo por los siglos de los siglos. Amén.”
Parroquia “La Siempre Virgen María, Casa de San Juan Diego”. (Santuario Diocesano)


0 comentarios:

Publicar un comentario

Envíanos un mensaje por:

Suscríbete y recibe nuestras novedades en tu email.