Basílica del Santo Sepulcro

Basílica del Santo Sepulcro
La iglesia del Santo Sepulcro también conocida como Basílica del Santo Sepulcro, iglesia de la Resurrección, iglesia de la Anástasis o Gólgota está situada en la ciudad de Jerusalén. Se encuentra bajo la custodia de diversas confesiones cristianas, entre ellas, católicos, armenios ortodoxos, ortodoxos. Es el punto exacto donde se produjo la Crucifixión, enterramiento y Resurrección de Cristo.

Centro de peregrinación desde el siglo IV, en su interior se destacan: 
La iglesia en la que se encuentran el sepulcro de Jesús, el monte Calvario (donde murió), la piedra donde fue ungido antes de ser sepultado y el aljibe donde fue encontrada su cruz tres siglos más tarde. Secundariamente alberga diversas Capillas. Entre ellas destaca la capilla de Santa Elena, el coro de los griegos y la capilla del Santísimo (de los franciscanos, custodios de Tierra Santa), la capilla de Longinos y otras más.
El sepulcro de Jesús (que se encuentra dentro de aquella iglesia).
Antes de la muerte de Jesús el sitio era una tumba ya habilitada como tal, pero no utilizada todavía, propiedad de un rico judío seguidor de Cristo llamado José de Arimatea.  Se trataría de un hueco horadado en la roca, que podía taparse con una gran piedra destinada al efecto para que rodara o se deslizara hasta la abertura del nicho.


Su visita representa una sublime experiencia espiritual, estar en presencia del lugar mismo donde Jesús murió en el Calvario y resucito al tercer día de su muerte.