Reabren en Roma la Basílica de Santa María la Antigua, la "Capilla Sixtina" de la Edad Media


La Capital Italiana abrió recientemente las puertas de la Basílica de Santa María la Antigua, situada en el Foro Romano en el Monte Palatino. Luego de permanecer cerrada por años, y pasar por un proceso de restauración de tres décadas en el que arquitectos y restauradores revivieron su esplendor, la conocida "Capilla Sixtina" de la Edad Media hoy puede ser de nuevo apreciada por peregrinos y turistas.
"Se encontró una iglesia que era como una especie de fósil de su tiempo porque no había sufrido ningún tipo de transformación que suelen sufrir las iglesias con el paso de los años. Tras el descubrimiento le dieron este nombre: la Capilla Sixtina de la Alta Edad Media, porque conserva un repertorio de pinturas que no se encuentra en ningún otro sitio", comentó a Rome Reports Giulia Bordi.
La capilla ha llamado la atención de los visitantes de Roma, gracias al uso de la imagen, del color y del sonido que dan vida al arte bizantino, la mayoría obras que reflejan la fe de la cristiandad de entonces y que muestran, entre otras cosas, a los santos y padres de los primeros siglos de la Iglesia y, de manera especial, a la Virgen María.


Por causa de este suceso el templo quedó abandonado, prácticamente sepultando las majestuosas obras de arte cristiano allí resguardadas, que sólo fueron descubiertas en el año 1900 tras varias excavaciones. Hoy la Basílica cuenta con unos 200 metros cuadrado de pinturas, muy apreciadas por los peregrinos.Por medio de diversas labores de restauración, así como técnicas de video-mapping los restauradores lograron mejorar la falta de color de varias de las pinturas deterioradas por el paso del tiempo, y también por el terremoto que afectó al templo en el año 847.

"Es todo tan grande. Uno no se puede imaginar cómo debió ser", "los efectos de iluminación que realizan hacen que las pinturas vuelvan a la vida", contaron a Rome Reports varios de los visitantes.
Además de las pinturas, el templo resguarda actualmente el icono mariano considerado el más antiguo de la Ciudad Eterna. Se trata de la imagen la "Madonna del Conforto" - Virgen del a Consolación- que fue trasladada en procesión desde la iglesia Santa María Nuova, construida en el año 982.
El icono, de 132 centímetros de alto y 97 de largo, muestra a la Virgen María sosteniendo al Niño Jesús con su brazo derecho y señalándolo con su mano izquierda. Sobre su origen, dicen que puede proceder de Palestina o de Constantinopla, y que incluso llegó a ser venerada como una verdadera reliquia porque se creía hecha por el Evangelista San Lucas.
Esta imagen regresará dentro de poco a Santa María Nuova, una vez se clausure una muestra que se desarrolla por estos días en la Basílica de Santa María de la Antigua 
Con información de Rome Reports, RomaSette.it y EFE.


Contenido publicado en es.gaudiumpress.org, en el enlace http://es.gaudiumpress.org/content/78705#ixzz47tQULJGQ
Se autoriza su publicación desde que cite la fuente. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario