Francisco habló a los carismáticos con fervor y ternura, y los invitó a su jubileo de 2017

El domingo 1º de junio de 2014 el Papa Francisco participó del congreso Nacional de la Renovación Carismática Católica en Italia, de la que se siente muy cercano. Y anunció el jubileo de 2017 con motivo de la los 50 años de la fundación de la Renovación.

El papa Francisco instó a los numerosos jóvenes presentes a pasar por su juventud mediante grandes ideales, porque una juventud tenida “en la caja fuerte” se convierte en “un trapo” y “bueno para nada”, y propuso una reflexión sobre la acción del demonio, tema frecuente en su Magisterio, y a lo que los carismáticos son particularmente sensibles, afirmando que hoy el diablo, “quiere destruir a la familia”.
Tras recordar las misas se celebradas en Buenos Aires con la RCC, el Papa dijo:“Gracias. Me siento como en casa”.
En el Estadio Olimpico de Roma la Renovación Carismática Católica, el mayor movimiento global por la cantidad de miembros, tuvo su congreso con la presencia de 52 mil personas, procedentes de 55 países.
En su discurso, el Papa exhortó a los carismáticos a no tratar de ser“controladores de Gracia y costumbres del Espíritu Santo”, sino dejar que fluya libremente a la inspiración del Espíritu Santo, sin “encerrarlo”, para la evangelización:
“Salid a las calles para evangelizar, para anunciar el Evangelio; recordad que la Iglesia nació “hacia afuera” en la mañana de Pentecostés”.
El Pontífice también recomendó a los carismáticos amor a la Sagrada Escritura – y mantener el hábito de los primeros años del movimiento de llevar en el bolsillo – el “ecumenismo espiritual” – la práctica de la Renovación, especialmente en lo que respecta al componente Pentecostal del mundo protestante – y acoger a los pobres, y “todo esto sobre la base de la adoración”, porque “el fundamento de la renovación es adorar a Dios.”
En el mundo de la Católica Carismático no faltan divisiones internas, como sucede en toda realidad muy grande. Pero el Papa advirtió contra el espíritu de la división, que es del diablo,
“¿La división de quién viene? ¡Del demonio! La división viene del demonio. ¡Escapad de las luchas internas, por favor!”.
Tal como lo había señalado en otras ocasiones, el Papa Francisco dijo no haber entendido temprano la Renovación Carismática en Argentina, confundiéndola con una especie de “escuela de samba” espiritual. Más tarde, conociéndola de cerca se convirtió en su asistente espiritual, y llegó a la conclusión de que
“la Renovación Carismática es una gran fuerza al servicio del Evangelio, en la alegría del Espíritu Santo”, y que el estilo de oración carismática es, en todo caso, una “santa embriaguez”.
Acogiendo el testimonio de los sacerdotes, los jóvenes, las familias y los enfermos, el Papa les pidió que incluyan la próxima vez entre estos testimonios a los abuelos que son “nuestra sabiduría, la sabiduría de la Iglesia; personas mayores que muchas veces descartamos”.
Con gran fuerza, Francisco subrayó la centralidad de la familia, donde “Jesús crece, crece en el amor de los esposos, crece en las vidas de los niños.” Y dijo que detrás de la crisis de la familia de estos años está el diablo. Es el diablo quien ataca y destruye a la familia. “El Señor bendiga a la familia – exclamó Papa Francisco – la cara fuerte que en esta crisis el diablo quiere destruir”.
A los sacerdotes, el Papa recomendó: “Ama a tu gente, estad cerca de la gente. Esto es lo que pido, esta doble cercanía: cercanía a Jesús y la cercanía al pueblo”.
Un buen número de cardenales estaban presentes en el campo de juego (incluyendo a Comastri, Vallini, De Giorgi y Rylko) y obispos (Gänswein, Fisichella y D’Ercole, entre otros).
Y a los jóvenes pidió abrir sus corazones a grandes cosas, dar la vida por el Evangelio sin tenerla “en la caja fuerte.”
De lo contrario,
“esta juventud se vuelve vieja, en el peor sentido de la palabra. Se convierte en un trapo. No sirve a ningún propósito. La juventud es correr el riesgo: arriesgarse bien, arriesgarse con esperanza. La juventud es para darla para que los demás conozcan al Señor. No sean avaros con su juventud: vayan adelante”.
En emotivo encuentro con una persona ciega, el Papa dijo que
“los hermanos y hermanas que sufren, que tienen una enfermedad, que son discapacitados, son hermanos y hermanas ungidos por el sufrimiento de Jesucristo, imitando a Jesús en el momento difícil de su cruz , de su vida. Esta unción del sufrimiento la portan para toda la Iglesia”.
El Papa finalmente hizo una cita para Pentecostés 2017 para celebrar “su gran Jubileo” – el quincuagésimo aniversario de la fundación de la Renovación Carismática Católica – en Plaza de San Pedro.
Fuentes: La Nuova Bussola Quotidiana, Signos de estos Tiempos
fuente: http://forosdelavirgen.org/78929/francisco-hablo-a-los-carismaticos-con-fervor-y-ternura-y-los-invito-a-su-jubileo-de-2017-14-06-03/

No hay comentarios:

Publicar un comentario